julio 21, 2024

Pensamiento crítico. Fuentes Seguras/ Elecciones en Rusia

0

Por Gabriel Fernández *, Resumen Latinoamericano, 12 de febrero de 2024.


El mes que viene se realizan los comicios presidenciales en la Federación de Rusia. Hay cuatro candidatos. Analizamos el perfil de cada uno y las propuestas centrales de sus plataformas.
En medio de la guerra, cabe detenerse en la situación económica del país. Las amenazas
occidentales. La intención de voto. El futuro multipolar.

Las elecciones han sido, desde sus orígenes -cuando en vez de boletas se
usaban guijarros-, batallas importantes para los habitantes de cada región.
Aunque el tema da para largo, vale decir que durante el siglo XX, cuando se
observó una tendencia en tantos votantes a escoger ciudadanos prestos a
defender sus intereses, los poderes desataron fuertes campañas en su contra.
Surgieron con energía las categorías de electoreros, oportunistas, con el
objetivo de desprestigiar a los políticos que contrastaban en mayor o menor
medida con la cúspide social. Las denuncias de corrupción contra quienes
corcoveaban se hizo costumbre. Esto se extiende hacia el presente.
En los Estados Unidos, autoproclamados cuna de la democracia y cosas así, el
esquema funcionó a pesar de embates y propagandas. Sin embargo, en las
últimas décadas de la centuria previa y en las primeras de la presente, empezó
a borronearse y a perder sus rasgos más genuinos. El aprisionamiento del
Estado por parte de un sector empresarial concentrado determinó que solo
podían vencer en esas contiendas aquellos dirigentes que operaran en
sintonía. La situación es tensa, porque un esquema armado en base a la
decisión de los ciudadanos, se ha trastrocado en vertical y así, cruje el
andamiaje.


Contrariamente a lo que se supone, en zonas muy distintas y con difusión
escueta, también se realizan comicios. Comicios presidenciales. En Irán, por
ejemplo, seis formaciones políticas compiten de habitual por la primera
magistratura. O en la Federación de Rusia: allí, entre el 15 y el 17 de marzo
del año en curso, hombres con sombreros de astracán, mujeres elegantes,
recios campesinos, rellenas señoras con pañuelos sobre sus cabellos y todas las
variantes que configuran ese pueblo, insertarán su voluntad en las urnas.
Algunas discusiones son de interés. Sin pretender agotar el trasfondo
filosófico y económico que contienen, este periodista anhela indicar que las
elecciones en general implican preguntas de difícil absorción y aún más
complicadas respuestas. Por caso: un Estado que convoca a esas jornadas
cívicas ¿debe permitir que participen quienes proponen eliminarlo o
debilitarlo? También: ese Estado ¿puede admitir corrientes que sugieren
violencias y castigos contra un sector de su misma sociedad? Esos y otros
interrogantes forman parte del análisis necesario sobre el tema e ignorarlo
carece de lógica.


De hecho, y forzando un poco los conceptos para no estirar este texto, vale
puntualizar que mientras en los Estados Unidos las grandes corporaciones
pretenden definir qué partidos y cuáles candidatos participan de una votación,
en la Federación es el Estado centralizado el que toma la batuta y ordena,
discrimina y admite. La diferencia radica en que los primeros pertenecen a un
espacio desterritorializado en el cual las políticas conllevan un interés
radicado en el gaseoso mundo financiero, y el segundo en el interés
geoeconómico profundo de su comunidad.


LOS CANDIDATOS. Vamos a la actualidad. Lo cierto es que la Comisión
Electoral Central de Rusia publicó la papeleta para las próximas elecciones
presidenciales de 2024. Los candidatos al cargo de jefe de Estado son cuatro
políticos: Vladimir Putin, Vladislav Davankov, Leonid Slutski y Nikolái
Jaritónov. No parece un asunto menor recordar que el país se encuentra en
guerra.

Putin es un candidato independiente, ya que por la ley vigente rusa, el jefe de
Estado en funciones no puede afiliarse a ningún partido político. Entre 2008 y
2012, durante su función como primer ministro, fue miembro del
partido Rusia Unida que apoyó su candidatura para otro mandato. En la
actualidad, Rusia Unida representa la mayoría en la Duma Estatal. Sus
miembros ocupan 343 de los 450 escaños.

El popular dirigente nació en la ciudad de Leningrado, actual San
Petersburgo. Se licenció en la Facultad de Derecho de la Universidad Estatal
de Leningrado. De 1975 a 1991 sirvió en el Comité para la Seguridad del
Estado de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), trabajando en
el territorio de la República Democrática Alemana. Comenzó su carrera
política en San Petersburgo, antes de trasladarse a Moscú, donde ocupó cargos
en el Servicio Federal de Seguridad ruso. 

El nuevo programa electoral de Putin está en fase de elaboración, aunque sus
ejes se evidencian en la gestión misma. El énfasis ha estado
ininterrumpidamente dispuesto sobre la energía y la producción, con fuerte
impulso a la Defensa Nacional. De acuerdo con declaraciones anteriores del
propio Putin, la plataforma incluirá proyectos destinados a desarrollar
la demografía, los sistemas de Gobierno local y las infraestructuras del país.
El líder pretende involucrar en la conducción del Estado a los gobernantes
distritales para amalgamar federalmente la nación con mayor fluidez.


Vladislav Davankov es candidato del partido Gente Nueva. Creado en 2020, la
vertiente se posiciona como una alternativa calificada de derecha, hasta ahora
muy restringida en el horizonte político ruso. Entre sus objetivos declara
representar los intereses de las generaciones más jóvenes, crear mejores
condiciones para las empresas, y llevar a cabo una serie de programas sociales
para aumentar los ingresos, crear nuevos empleos y garantizar viviendas
asequibles. En línea con otros espacios semejantes del planeta, propone
facilitar las demandas sociales a través de una reducción de lo que llama
burocracia estatal.

Davankov nació en la ciudad de Smolensk. Se graduó de la Facultad de
Historia de la Universidad Estatal de Moscú, a lo que siguió un doctorado en
Sociología en la Universidad Social Estatal Rusa, y se licenció en la Escuela de
Gestión de Moscú Skólkovo. Fundó cinco grandes proyectos empresariales
relacionados con las finanzas. En 2020 comenzó su carrera política. En 2021,
Davankov logró ser miembro de la Duma Estatal rusa. En las elecciones que
se avecinan, el referente de 39 años será el candidato más joven.


El aspirante declaró que su objetivo es hacer de Rusia un país moderno y
próspero, que respete a sus ciudadanos y coopere con el mundo. El programa
electoral de Davankov incluye “optimizar el trabajo del aparato estatal para
reducir los déficits presupuestarios”. “Lo que me importa es en qué se
convertirá nuestra juventud. En qué tipo de Estado [vivirán]… Mi programa
pretende que nuestro país sea independiente, rico y libre“, declaró a los medios
rusos. Una canción reconocible, ¿no lector?

Leonid Slutski fue designado candidato a la Presidencia de Rusia por Partido
Liberal Democrático de Rusia (LDPR, por sus siglas en ruso), con
representación en la Duma Estatal de Rusia.
El político nació en Moscú. En la década de 1990 obtuvo tres licenciaturas
en gestión y economía, dos de ellas en la Universidad Estatal de Economía,
Estadística e Informática de Moscú. En 1988 se afilió a la Unión Comunista de
la Juventud, también conocida como Komsomol. Posteriormente, fue asesor del
ex alcalde de Moscú Yuri Luzhkov. En 1999 fue elegido miembro de la Duma
Estatal por el LDPR. Slutski también participó en las negociaciones entre
Rusia y Ucrania en 2022.

El programa electoral del candidato se asienta en las peticiones y problemas
expresados por los ciudadanos del país, que escucha durante su gira de
campaña por las regiones de Rusia, iniciada el 30 de diciembre. “Es sobre la
base de los pedidos de los ciudadanos rusos, con los que nos reuniremos y
comunicaremos por correo, por videoconferencia, todos los días sin fines de
semana. Y, por supuesto, sobre la base de estos problemas que la gente
exprese, elaboro mi programa electoral”.


Slutski no presenta objeciones plenas a la gestión en curso, pero evalúa que el
enorme territorio de la Federación incluye a numerosos espacios humanos
cuyas necesidades y aspiraciones no llegan a la cúspide estatal. De tal modo,
enfatiza la importancia de abordar los problemas micro en detrimento de las
grandes causas y aprovechar el poder del Estado para hacerse presente en
cada rincón de la nación.


Nikolái Jaritónov es candidato del Partido Comunista de la Federación
Rusa (PCFR). Ese si que es un partido con historia. El político nació en la
región de Novosibirsk. Se graduó del Instituto Agrícola de Novosibirsk y se
doctoró en Economía. Trabajó como agrónomo, participó en la creación del
Partido Agrario de Rusia en 1993 y fue elegido miembro de la Duma Estatal el
mismo año. Tras la escisión del partido, se afilió al PCFR. Las presidenciales
de 2024 serán el segundo intento del político por convertirse en jefe de
Estado. En 2004, Jaritónov ya participó en la carrera presidencial, quedando
en segundo lugar.

El candidato presentó su programa electoral el 18 de enero. Jaritónov propone
una profundización del rumbo socioeconómico, la nacionalización de la base
mineral y de materias primas del país, y el desarrollo de la industria y la
agricultura. Como proyectos sociales, sugiere la importancia de crear
condiciones favorables para la compra de viviendas por familias jóvenes,
aumentar el salario mínimo y las becas para estudiantes. Aunque ha
colisionado puntualmente con Putin, las distancias parecen referidas a la
intensidad de los avances sociales, no a su sentido.


Un repaso sencillo permite visualizar que en el seno de la opinión rusa, la
fuerza “independiente” que lidera el actual presidente y el comunismo de su
principal contendiente son mayoría inocultable.
Inicialmente, se presentaron 11 aspirantes a la presidencia, de los cuales solo
los cuatro mencionados lograron cumplir todos los requisitos y alcanzar la
aprobación de la Comisión Electoral Central como candidatos. La mayoría de
los aspirantes potenciales fueron rechazados por falta de avales a su favor.
Las elecciones se celebrarán entre el 15 y el 17 de marzo. La toma de posesión
del próximo mandatario ruso tendrá lugar el 7 de mayo de 2024. Por primera
vez se implementará en Rusia un sistema electrónico de voto a distancia, que
estará disponible en 29 regiones del país.

PALOS EN LA RUEDA DEMOCRÁTICA. ¿Hay obstáculos y preocupaciones?
Como no, si lo que está en juego es la dirección estatal de una de las
principales potencias multipolares. Es valioso acercarse a las advertencias del
Centro de Información Política de la Federación para considerar las
prevenciones del Oso.
“Al planificar la injerencia exterior en las elecciones presidenciales rusas,
Occidente puede intentar formar autoridades alternativas y provocar protestas
locales en las regiones”, afirmó el director general del Centro Alexéi Mujin.
Agregó que, en este caso, las autoridades podrían tomar unas medidas
restrictivas. “Hay varios riesgos, desafíos que identificaría como los
principales. Se trata de plantear la ilegitimidad de la elección presidencial. En
efecto la intención norteamericana puede ser provocar un efecto dominó.
Pueden pretender que muchos países desconozcan los resultados”.

Inspirados por la acción occidental, varias organizaciones (fundaciones, ONGs,
asociaciones), intentarán fomentar protestas locales —ecología, defensores de
los animales, sanidad, protección urbana, etc.—, para obstaculizar los comicios
en distintas regiones“. “En la campaña electoral, las autoridades tendrán que
determinar el formato y el calendario del endurecimiento del régimen político,
que se emprende en respuesta al intento de intervención exterior. Se espera
que sea bastante intenso, ya lo está siendo. Las medidas de carácter
restrictivo, en opinión de nuestros expertos, deberían ser temporales“, indicó.

En sus palabras, las personas deben entender claramente que estas acciones
resultarán provisorias y contribuirán a la consecución de objetivos bastante
concretos, después de lo cual serán eliminadas. Al decir del Centro, el objetivo
-en medio de una guerra como la de Ucrania- no es otro que garantizar la
seguridad durante las elecciones para que el pueblo ruso pueda expresar sus
preferencias.


VOLUMENES Y DATOS FIRMES. Para tener una idea del volumen que
caracteriza al país abordado, es pertinente repasar datos esenciales. La
Federación de Rusia está dividida en 85 sujetos federales que a su vez se
distinguen por diferente estatus de autonomía:
22 repúblicas. Tienen alto nivel de autonomía, sus ciudadanos votan por
sus propios presidentes de las repúblicas y tienen su constitución y
parlamentos. Por supuesto, estos no pueden contradecir a las leyes y la
constitución de Rusia. El factor que le otorga el derecho de ser una
república es por ser la mayoría de sus ciudadanos de otra nacionalidad
que es rusa. Por ejemplo: checheno, tártaro, mari, chuvasio etc.
46 provincias. Su gobernador es designado de forma federal y su
legislatura es elegida de forma local.


9 krais (territorios). La traducción literal de la palabra krai es “margen”.
Estos territorios tienen el mismo estatuto que una provincia, solo que
lleva diferente nombre por la tradición e historia 4 distritos autónomos.

Tienen más autonomía que las provincias, pero con menos que las repúblicas.
3 ciudades federales. Moscú, San Petersburgo y Sebastopol
1 provincia autónoma. Llamada provincia aunque con la autonomía como
una república
El haber zanjado con donaire las sanciones occidentales, al punto de no
damnificar la vida cotidiana, es uno de los elementos que permite explicar la
solidez del candidato oficial. El otro factor a evaluar es el patriotismo que
pervive en el seno de la población, agudizado ante la percepción de estar
siendo hostigado por potencias externas. Los intentos de demonización de la
figura de Vladimir Putin no parecen haber calado en las zonas hondas de la
población.
Pese a la guerra, la economía de la nación euroasiática no se contrajo como
habían previsto los analistas anglosajones. En el período actual, la previsión
conservadora de crecimiento sostiene un 3 por ciento anual, sin inflación
relevante. Durante el año anterior, el desarrollo fue de un 3,6. En relación,
cabe indicar que se han multiplicado las transacciones externas en rublos
combinados con las monedas de importadores y exportadores.


Este 2024 encuentra a la Federación presidiendo los BRICS -Brasil, Rusia,
India, China, Sudáfrica- con sus extensiones, y liderando el acercamiento de la
Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en sentido
confluyente. También, participando activamente de la Organización de
Cooperación de Shanghai (OCS) y dinamizando la Unión Económica
Euroasiática (UEA).
Aunque los sondeos resultan siempre hipotéticos, no está demás intentar una
jugada comparativa. En las elecciones presidenciales de 2018, el líder venció
con el 76 por ciento de los sufragios emitidos. Ahora, la consultora Russian
Levada Center y el Kiev Independent coinciden en que el jefe de Estado
comanda la intención de voto hasta alcanzar el 68 por ciento de los
consultados.
Para comprender el pensamiento y evaluar la labor de Putin, este narrador
sugiere la lectura completa de la entrevista recientemente efectuada por el
periodista Tucker Carlson. Está publicada en La Señal Medios y sobre el cierre,
incluye el video con traducción al español.
Esta elección es de trascendencia para el futuro de la Multipolaridad. Si bien a
priori parece resuelta, toda precaución resulta escasa ante el empeño del gran
rival. Es preciso poner el foco y observar la evolución de los acontecimientos.

+Área Periodística Radio Gráfica / Director La Señal Medios / Sindical
Federal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *